La educación y la reserva cognitiva ejercen un efecto protector sobre el impacto cognitivo de la Esc


Las alteraciones cognitivas aparecen con cierta frecuencia en el curso de la Esclerosis Múltiple, y a menudo su evolución se ha relacionado con antecedentes de bajo nivel socioeconómico. Un grupo de investigadores de la Universidad de Sao Paulo ha realizado un estudio para discriminar hasta qué punto no son el nivel educativo y la reserva cognitiva previa los factores que realmente condicionan más la evolución de estas alteraciones.

Estudios previos han concluido que el nivel socio-económico y, en menor medida la reserva cognitiva y la actividad inflamatoria expresada como el incremento de lesiones, son factores que determinan un peor pronóstico o evolución de las funciones cognitivas. La reserva cognitiva se refiere a la capacidad de la riqueza intelectual de atenuar los efectos de una determinada enfermedad. Con estos antecedentes, los autores del estudio publicado en la revista Multiple Sclerosis and Related Disorders, se plantearon como objetivo diferenciar el efecto de la reserva cognitiva y el incremento de lesiones en personas con Esclerosis Múltiple con bajos niveles educativos. El estudio incluyó 136 personas con Esclerosis Múltiple y 65 personas control sin la enfermedad, que se clasificaron entre personas con bajo nivel educativo (12 años o menos de escolarización sin haber alcanzado ninguna titulación superior) y alto nivel educativo (más de 12 años de escolarización con un grado superior).

A los participantes se les pasó una batería extensa de pruebas neuropsicológicas para determinar el cociente intelectual y las capacidades en seis áreas cognitivas. Los resultados se analizaron para evaluar si un peor resultado en las pruebas guardaba relación con el nivel educativo, nivel de discapacidad, evolución de las lesiones, duración de la enfermedad, edad al comienzo de la enfermedad, edad o género. También se analizó la correlación entre el incremento de lesiones y los resultados cognitivos. Para investigar el papel del nivel educativo como fuente de reserva cognitiva, se subdividieron las personas con Esclerosis Múltiple en tres grupos en función de los años de evolución de la enfermedad (menos de 5, entre 5 y 10 y más de 10 años).

Los peores resultados cognitivos se asociaban a un bajo nivel educativo, mayor evolución de las lesiones y género masculino. Entre las personas con Esclerosis Múltiple y nivel educativo más bajo se encontraron más alteraciones cognitivas en cualquiera de las etapas de la enfermedad. En aquellas personas con evolución de la enfermedad inferior a 5 años, había una menor correlación entre nivel cognitivo y lesiones en el grupo de mayor nivel educativo. En el grupo de personas con más años de evolución se evidenció una fuerte correlación entre lesiones y alteración cognitiva en los dos grupos.

Los autores concluyeron su estudio manifestando que el nivel educativo es una fuente de enriquecimiento intelectual y puede incrementar la reserva cognitiva en las personas con Esclerosis Múltiple. El efecto protector del nivel educativo es más potente en personas con menos de cinco años de evolución de la enfermedad, lo que sugiere un papel más importante de la reserva cognitiva en el corto plazo. A largo plazo parece tener más impacto el nivel de actividad inflamatoria.

#esclerosismúltiple #reservacognitiva #enfermedad

1 vista

APEM

Asociación Privincial de Esclerosis Múltiple

C/ Antonio Manchado Viglietti, 1

Las Palmas de Gran Canaria

Tlf: 928 24 15 16 / 608 39 90 45

info@apemlaspalmas.org