Sacando nuestros mejores recursos en momentos difíciles

La pandemia a la que nos enfrentamos está generando en nosotros angustias e inquietudes diversas, siendo prioritaria, sin lugar a dudas, la salud.

Nos encontramos en una situación de incertidumbre que no hemos conocido antes muchos de nosotros, produciéndose una activación neurofisiológica como consecuencia del miedo natural e innato, desencadenado por la situación de alerta sanitaria que estamos viviendo.

Todos hemos sentido, sentimos y sentiremos ese tipo de miedo, porque es el miedo natural que nos alerta y previene de las situaciones que vivimos como amenazantes.

Corremos el riesgo de olvidarnos de nosotros mismos, si damos cabida a otro tipo de miedo que perjudica a nuestro sistema inmune, el miedo imaginario, aquel que creamos con nuestros pensamientos, apareciendo ansiedad, estrés y alteraciones emocionales.

Recordar aspectos del pasado, o anticiparnos a situaciones futuras, no tiene por qué ser algo problemático. Lo problemático aparece cuando caemos en autoacusaciones y culpas con respecto al pasado (“No tomé aquella precaución...”, etc.), con respecto a situaciones de las que no podemos sacar nada más que agotarnos.

Cuando nos dejamos llevar por las preocupaciones con respecto al futuro, también nos colocamos en situaciones nocivas para la salud. Cuando nos preocupamos, ponemos la energía en ocuparnos de algo antes de tiempo, convirtiéndose en una especie de tortura ante aquello que normalmente fantaseamos como catastrofista, llegando a expresar con cierta regularidad frases como “Y si me pasa...”, o “y si pasa...”.

Este virus nos hace cambiar de forma radical nuestros hábitos. Pero siempre tenemos la oportunidad de discriminar aquellos hábitos, actitudes y comportamientos que son saludables de los que no lo son.

A la incertidumbre propia de la esclerosis múltiple, nos encontramos con la incertidumbre que estamos viviendo a nivel mundial por esta pandemia.

Pero si tienes en cuenta que el presente es la única realidad existencial, empieza por llevar tu atención a algo tan conocido por todos como es la respiración, volviendo una y otra vez a las sensaciones de tu cuerpo. Estarás ayudando a tu sistema inmune.

Aquí y ahora, evita la sobreinformación y trata de informarte de lo esencial y a través de medios de confianza. Aquí y ahora, ofrece a tus sentidos momentos placenteros.

Aquí y ahora, deja que tus sensaciones te hablen, las comprendas y las atiendas. Aquí y ahora, discrimina los pensamientos que te sirven para hacer algo útil hoy, de los que no te sirven. Aquí y ahora, comparte conversaciones de menor y/o mayor intimidad, también de situación sanitaria personal y social, con tus amistades y familiares. Te ayudará a regularte y a equilibrarte emocionalmente.

Aquí y ahora.

Raúl Ramos Manzano Psicólogo APEM

0 vistas

APEM

Asociación Provincial de Esclerosis Múltiple

C/ Antonio Manchado Viglietti, 1

Las Palmas de Gran Canaria

Tlf: 928 24 15 16 / 608 39 90 45

info@apemlaspalmas.org